“DENME UNA PALANCA Y MOVERÉ AL MUNDO”

• La empresa de mayor éxito será algo llamado organización inteligente.
• La capacidad de aprender con mayor rapidez que los competidores quizá sea la única ventaja competitiva sostenible.
• Las organizaciones que cobrarán relevancia en el futuro serán las que descubran cómo aprovechar el entusiasmo y la capacidad de aprendizaje de la gente en todos los niveles de la organización.
• Las organizaciones inteligentes son posibles porque en el fondo todos somos aprendices.
• Los equipos aprenden a generar resultados.
• Lo que distinguirá fundamentalmente las organizaciones inteligentes de las tradicionales y autoritarias “organizaciones de control”, será el dominio de ciertas disciplinas básicas.

Los ingenieros dicen que se ha “inventado” una idea nueva cuando se demuestra que funciona en el laboratorio. La idea se transforma en “innovación” sólo cuando se puede reproducir sin contratiempos, en gran escala y a costees prácticos.

Según estos términos, las organizaciones inteligentes ya se han inventado pero aún no se han innovado.

En la actualidad, cinco nuevas “tecnologías de componentes” convergen par a innovar las organizaciones inteligentes. Aunque se desarrollaron por separado, cada cual resultará decisiva para el éxito de las demás, tal como ocurre con cualquier conjunto.

 

Pensamiento sistémico
• El pensamiento sistémico es un marco conceptual, un cuerpo de conocimientos y herramientas que se ha desarrollado en los últimos cincuenta años, para que los patrones totales resulten más claros, y para ayudarnos a modificarlos.
• Este pensamiento se basa en contemplar el todo, no cada elemento individual de un sistema.

 

Dominio personal
• La gente con alto nivel de dominio personal es capaz de alcanzar coherentemente los resultados que más le importan: lo consigue consagrándose a un aprendizaje incesante.
• El dominio personal es la disciplina que permite aclarar y ahondar continuamente nuestra visión personal, concentrar las energías, desarrollar paciencia y ver la realidad objetivamente.
• Es una piedra angular de la organización inteligente, su cimiento espiritual.
• El afán y la capacidad de aprender de una organización no pueden ser mayores que la de sus miembros.

 

Modelos mentales
• Los “modelos mentales” son supuestos hondamente arraigados, generalizaciones e imágenes que influyen sobre nuestro modo de comprender el mundo y actuar.
• Muchas percepciones acerca de mercados nuevos o de prácticas organizacionales anticuadas no se llevan a la práctica porque entran en conflicto con poderosos y tácticos modelos mentales.
• La adaptación continua y el crecimiento en un ámbito cambiante dependen del “aprendizaje institucional, que es el proceso mediante el cual los equipos de management modifican modelos mentales compartidos acerca de la compañía, sus mercados y sus competidores.”

 

Construcción de una visión compartida
• Cuesta concebir una organización que haya alcanzado cierta grandeza sin metas, valores y misiones que sean profundamente compartidos dentro de la organización.
• Cuando hay una visión genuina la gente no sobresale ni aprende porque se lo ordenen sino porque lo desea.
• La práctica de la visión compartida supone aptitudes para configurar “visiones del futuro” compartidas que propicien una compromiso genuino antes que mero acatamiento.

 

El aprendizaje en equipo

• Hay sorprendentes ejemplos donde la inteligencia del equipo supera la inteligencia de sus integrantes, y donde las equipos desarrollan aptitudes extraordinarias para la acción coordinada.
• La disciplina del aprendizaje en equipo comienza con el “diálogo”, la capacidad de los miembros de equipo para “suspender los supuestos” e ingresar en un auténtico “pensamiento conjunto”.
• El aprendizaje en equipo es vital porque la unidad fundamental del aprendizaje en las organizaciones modernas no es el individuo sino el equipo.

 

Las disciplinas como un todo

Es vital que las cinco disciplinas se desarrollen como un conjunto. Por eso el pensamiento sistémico es la quinta disciplina. Es la disciplina que integra las demás disciplinas, fusionándolas en un cuerpo coherente de teoría y práctica. Sin una orientación sistémica, no hay motivación para examinar cómo se interrelacionan las disciplinas. El pensamiento sistémico nos recuerda continuamente que el todo puede superar la suma de las partes.

La visión sin pensamiento sistémico termina por pintar seductoras imágenes del futuro sin conocimiento profundo de las fuerzas que se deben dominar para llegar allá.

Pero el pensamiento sistémico también requiere las disciplinas concernientes a la visión compartida, los modelos mentales, el aprendizaje en equipo y el dominio personal para realizar su potencial. La construcción de una visión compartida alienta un compromiso a largo plazo. Los modelos mentales enfatizan la apertura necesaria para desnudar las limitaciones de nuestra manera actual de ver el mundo. El aprendizaje en equipo desarrolla las aptitudes de grupos de personas para buscar una figura más amplia que trascienda ñas perspectivas individuales. Y el dominio personal alienta la motivación personal para aprender continuamente cómo nuestros actos afectan el mundo.

En el corazón de una organización inteligente hay un cambio de perspectiva : en vez de considerarnos separados del mundo, nos consideramos conectados con el mundo ; en vez de considerar que un factor “externo” causa nuestros problemas, vemos que nuestros actos crean los problemas que experimentamos. Una organización inteligente es un ámbito donde la gente descubre continuamente cómo crea su realidad. Y cómo puede modificarla.

 

Un cambio de paradigma

Para muchas personas, la experiencia de formar parte de grandes equipos sobresale como un período singular y plenamente vivido.

• La palabra más precisa para describir lo que sucede en una organización que aprende, es “metanoia”, y se puede traducir por desplazamiento mental o cambio de enfoque, tránsito de una perspectiva a la otra.
• Captar el significado de “metanoia” es captar el significado más profundo de “aprendizaje”, pues el aprendizaje también supone un decisivo desplazamiento o tránsito mental.

El verdadero aprendizaje llega al corazón de lo que significa ser humano. A través del aprendizaje nos re-creamos a nosotros mismos. A través del aprendizaje nos capacitamos para hacer algo que antes no podíamos.

El “aprendizaje para la supervivencia”, lo que a menudo se llama “aprendizaje adaptativo” es importante y necesario. Pero una organización inteligente conjuga el “aprendizaje adaptativo” con el “aprendizaje generativo”, un aprendizaje que aumenta nuestra capacidad creativa.

 

Hacer funcionar las ideas

La mayoría de los problemas que enfrenta la humanidad se relacionan con nuestra ineptitud para comprender y manejar los sistemas cada vez más complejos de nuestro mundo.

Estos problemas eran en realidad “sistemas” que tentaban a los funcionarios a actuar sobre los síntomas, no sobre las causas subyacentes, los cual producía beneficios a corto plazo y perjuicios a largo plazo, y alentaba la necesidad de nuevas intervenciones sobre los síntomas.

Este libro, pues, es para las personas que desean aprender, especialmente para quienes se interesan en el arte y la práctica del aprendizaje colectivo.